Para el catedrático italiano Alberto Mingardi (Milán, 1981), la mala fama del liberalismo al asociarlo o —mejor dicho— redefinirlo como “neoliberalismo”, es una conjura insostenible que emplean los opositores a este pensamiento económico para tacharlo casi de “demoniaco”.

Sumado a esto, “los izquierdistas se han encargado de hacer girar en torno al liberalismo una serie de mitos, como que quienes lo practican son ‘una sociedad secreta’ o que todo en la vida de la humanidad iba muy bien hasta que en 1979 estos neoliberales, o sea, los ricos perversos, impusieron su visión del mundo que ha sumido a todos en la pobreza”.

Sin embargo, esto se encuentra “muy alejado de la realidad”, aseguró el también catedrático de la Libera Università di Lingue e Comunicazione de Milán, durante el conversatorio en torno a su libro: La verdad sobre el neoliberalismo. El poco que hay y el mucho que falta (Instituto Juan de Mariana, 2022), la mañana del pasado martes 6 de febrero en los Comedores de la Presidencia de TvAzteca.

“A pesar de que le llamen ‘neo’ para menospreciarlo, el liberalismo es la posibilidad de generar riqueza que Occidente le legó al mundo. Esto es evidente en China y África, los cuales disfrutan de la herencia liberal, el legado más relevante de los últimos años.”

Mingardi intercambió asimismo puntos de vista con José Torra, gerente de investigación de Caminos de la Libertad, y Fausto Hernández, coordinador de asesores de Azteca, Servicios Financieros, quienes calificaron el libro del pensador italiano como “astuto y valiente” y como “un análisis donde se advierte sobre la necesidad humana de crear seres malignos que juegan con el destino de la gente, como si se tratara de las parcas mitológicas”. Algo que, coincidieron, es una mentira en el caso del liberalismo.

Entre los invitados a esta presentación, se destacó el comentario de Adriana de la Puente, directora de Bienestar, Comunicación e Integración de Grupo Salinas, quien mencionó sentirse orgullosa de compartir la agenda liberal que también se difunde en el área que ella dirige, misma que tiene como objetivo atender el capital afectivo de los trabajadores del grupo.

El resto de los asistentes fueron:

Gerardo Laveaga, asesor de Fernando Espinosa, director del Centro Ricardo Salinas Pliego; Álvaro Hegewisch, director ejecutivo de Arte y Cultura de esta misma entidad.

Neyra Moncayo, directora de Opinión de adn40 y Otoniel Martínez, periodista y conductor de Hechos A.M. por Azteca Uno.

Andrea Valenzuela Rivas, rectora del Sistema Educativo de Fundación Azteca; José Carlos Espinosa, líder del área académica de la Universidad de la Libertad y Pablo Velásquez, asistente ejecutivo del rector de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala.

Por parte de Caminos de la Libertad asistieron Bertha Pantoja, su directora; Maritere de Velasco, gerente de multimedia; Ana Elisa Ortigas, gerente de eventos, y Sergio Sarmiento, su presidente. Este último comentó que el libro de Mingardi era:

“Una gran lección de principios económicos, de historia universal, y una gran reflexión sobre el mundo contemporáneo.”

Para finalizar, el también director general y cofundador del Instituto Bruno Leoni de Turín, mencionó que gracias al liberalismo el mundo se ha dado cuenta de que el hombre no sólo vive de pan ni mucho más de eslóganes, esto con respecto a la mala prensa que se le hace a esta vertiente de pensamiento desde el ámbito político.

“Por último, me gustaría decirles a los opositores del liberalismo que el capital no se multiplica estando sentados, ni menos con decretos gubernamentales”, puntualizó.