Almadía

Necropolitana

Bernardo Esquinca

En la telúrica quinta entrega de la Saga, Casasola vuelve para evitar que la Ciudad de México sea destruida por fuerzas ancestrales.
Una sombra recorre las calles del centro histórico de la Ciudad de México. A través de ritos de magia oscura, esta presencia invoca las energías que han sido absorbidas por las viejas fachadas de la urbe a lo largo de su historia. Paciente y furtivo, este Nigromante fragua una venganza en contra de quien ha condenado su nombre al olvido. Así, su plan busca poner fin a un duelo que se remonta a los últimos días de la conquista y de cuyo resultado depende la permanencia de la capital mexicana y de todos los que la habitan.
Luego de una larga temporada perdido en el pasado, Casasola logra encontrar una forma de volver a nuestro presente. A su vez, gracias a poderosos amuletos y a mensajes tallados en el bronce de las estatuas, es puesto al tanto del destino de caos y destrucción que siempre se ha cernido sobre lo que fue la Gran Tenochtitlan. Con la ayuda de una arquitecta restauradora, cuya herencia se reduce a la añeja biblioteca paterna, y de aliados perdidos en el tiempo, el aguerrido periodista tendrá que hacer frente a fuerzas que nunca sospechó encarar. En la quinta entrega de la aclamada Saga Casasola, la personal obsesión de Bernardo Esquinca con la Ciudad de México vuelve con más intensidad que nunca, ahora en la forma de múltiples escenarios para su completa aniquilación.

Sobre Bernardo Esquinca

Bernardo Esquinca se distingue por fusionar lo sobrenatural con lo policiaco. La Saga Casasola se conforma por «La octava plaga», «Toda la sangre», «Carne de ataúd», «Inframundo» y «Necropolitana».

COMPARTIR

También te pueden gustar:

VER MÁS
La llamada de Cthulhu
Clipperton
Cualquier cadáver
Orgullo y prejuicio
Cuahutémoc. La defensa del quinto sol
Términos y condiciones
|
© Todos los Derechos Reservados 2019
twitterfacebookenvelopeinstagram